“Salvando a la generación perdida”

Semanas atrás veía anunciada en la Universidad una conferencia que se titulaba “Millennials: salvando a la generación perdida”. ¿Generación perdida? Tuve aquella sensación del nudo en el estómago como cuando haces un coraje y estoy segura de que eso sucedió porque yo formo parte de esa generación y sin embargo no me siento perdida, me siento enojada. Me disgusta que formemos parte de un sistema económico, político y social que comenzó a venirse abajo cuando nosotros éramos pequeños y que estalló con crisis mundiales cuando llegábamos a la adultez. Pero especialmente me enoja esa percepción negativa que se tiene hacia nosotros como una generación “nini”, “narcisista”, “poco comprometida”, “inestable”, en fin, “perdida”.

Los millennials somos esos jóvenes nacidos entre 1982 y 2004 que a pesar de que nacimos en un escenario de prosperidad, ahora nos enfrentamos a las secuelas de la peor crisis en la historia contemporánea. Cada vez es más frecuente escuchar que nosotros los millennials preferimos un trabajo que nos guste antes que un trabajo estable, buscamos la flexibilidad y movilidad en cualquier aspecto de nuestra vida y además no queremos tener una casa propia ya que “preferimos compartir”. Estas y muchas afirmaciones más se han repetido tanto que ya incluso lo comenzamos a creer. No rechazamos un trabajo estable, nos enfrentamos a la precariedad laboral y a contratos que hay que renovar por meses para no generar antigüedad en una empresa; nos enfrentamos a una burbuja inmobiliaria que, sumada a los sueldos bajísimos no nos da la posibilidad de comprar una propiedad; nos enfrentamos a una crisis que nosotros no causamos, y sin embargo estamos destinados a pagar con creces.

Quería escuchar lo que se decía sobre “nosotros los perdidos” y decidí asistir a la conferencia. Destaco que las y los ponentes, miembros de esta generación, realizaron diagnósticos interesantes que a continuación resumiré. En primer lugar, acordamos que somos una generación de transición. Somos la última en muchas cosas y la primera en otras. Sin embargo, nuestros problemas no son exclusivos, sino que forman parte de un pacto intergeneracional que necesita repensar de qué forma se distribuyen el trabajo y la riqueza. Para ello se denominaron tres ejes que son los principales temas a tratar:

  1. Empleo: somos la generación más preparada (académicamente hablando) y la que cuenta con peores condiciones laborales. Hay que garantizar empleos estables que propicien la seguridad, las prestaciones y las condiciones laborales.
  2. Vivienda: si los millennials viven con sus padres no lo hacen porque quieren, sino porque los poderes públicos han incentivado poco a que los jóvenes salgan de sus casas. Los sueldos precarios, las nulas prestaciones y la creciente burbuja inmobiliaria nos mantendrán pagando un alquiler, olvidándonos así de obtener una casa propia.
  3. Igualdad: con una presencia del movimiento feminista, apoyado en gran parte por las redes sociales, nosotros estamos dispuestos a trabajar por igualdad de oportunidades, igualdad salarial, políticas de conciliación y permisos de paternidad. Romper con la barrera de los estereotipos ha sido también tarea de nuestra generación.

Por tanto, jóvenes obsesionados con las selfies, una freelancer que se pasa el día “pegada” a una computadora o un instagramer que viaja por el mundo pero aún vive con sus padres, son víctimas que asumen la realidad que nos tocó vivir. Cuando la gente es negativa sobre los millennials es porque no han comprendido la evolución económica, política y social a la que estamos haciendo frente. Cada generación aporta cosas valiosas y diferentes, la oportunidad está en que cada una de las demás generaciones logre ver eso. No estamos perdidos porque no nos hemos rendido, y -lo dice la historia- quien no se rinde, no pierde.

Estudiante de doctorado en Derecho, Gobierno y Políticas Públicas en la Universidad Autónoma de Madrid. Sus líneas de investigación son feminismo, empoderamiento de la mujer y participación política de las mujeres.

1 comment on this post

    Todas las generaciones somos eslabones … no hay absolutos , hay argumentos basados en las estadísticas …. relajémonos y hagamos bien lo que nos corresponde , como saber con certeza quienes somos y servir a los demás, usando nuestros talentos … millennians, generacion Y, generación X , baby bommers todos aportamos algo importante …. unos con más capacidad de adaptación que otros … pero todos al fin con los mismos retos.

    Responder

Responder a ALICIA MOYE Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *