Venezuela: cinco ceros menos y una nueva moneda

Las últimas semanas de este verano no serán las mismas para la población venezolana y especialmente para su noqueada y aturdida moneda, el bolívar.

 

El gobierno venezolano de la mano de su presidente Nicolás Maduro, ha implementado el “Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad”, una serie de reformas económicas que se espera puedan aligerar la carga de la hiperinflación en Venezuela y sus múltiples problemas económicos y de abastecimiento.

 

Las medidas anunciadas por Maduro se implementarán gradualmente en los últimos días del mes de agosto pero, ¿cuáles son los puntos más importantes de estas medidas económicas?. Primeramente el “bolívar” venezolano sufrirá una reducción de cinco ceros y pasará a ser denominado “bolívar soberano”, esta nueva moneda anclará su tipo de cambio a la criptomoneda creada por el régimen (Petro) la cual su valor es de aproximadamente 60 dólares por unidad; y por último, habrá un incremento al salario mínimo de más del 3000% para los trabajadores.

 

La multitud en las principales ciudades ha recibido estas reformas con incertidumbre, confusión y sin más reacción que buscar la manera de cambiar sus billetes viejos y tener que sacar la calculadora para obtener los nuevos “bolívares soberanos”. Durante los primeros días de la entrada en vigor de la nueva moneda, los comercios cerraron sus puertas y las calles se mostraban vacías y sin movimiento. Por su parte la oposición, siempre en pie, convocó a una huelga nacional para reclamar estas reformas como una alternativa ilusa, precipitada y con falta de proyecciones positivas para la economía venezolana y sobre todo para sus ciudadanos. Sin embargo, la respuesta por parte de la gente fue de bajo impacto; era difícil saber si las calles de Caracas estaban desoladas por el paro general o por el titubeo de la población al no tener certeza del impacto de las reformas.

 

Vale la pena preguntarse, ¿en qué medida el gobierno ha logrado aligerar el peso en los altos precios que ha tenido que cargar la población venezolana en los últimos años?. Si bien, existen sectores de habitantes que mantienen la fe en el régimen chavista; de igual forma hay otros que ven estas medidas como “patadas de ahogado” por parte del gobierno para solucionar los problemas económicos que atraviesa el país; aunque también hay sectores que consideran que esta estrategia genera más preguntas que respuestas.

 

Lo que es claro para el común de los venezolanos es que el gobierno de Maduro enfrenta varias dificultades económicas y sociales, no obstante, un gran problema a resolver es que hoy en día una gran parte de la población civil ha tomado la decisión de emigrar de manera irregular hacia otros países de América Latina a como dé lugar. Estas olas de migración se han convertido en un éxodo venezolano que significa el mayor de Latinoamérica en los últimos años y comienza a representar un problema a países como Perú que el pasado sábado 25 de agosto solicitó a los migrantes venezolanos tener pasaporte como requisito para poder ingresar al país andino. O como también el caso del ataque al campamento de migrantes en el municipio de Pacaraima en Brasil.

 

La crisis inflacionaria en Venezuela ha hecho que muchos de sus ciudadanos decidan trazar sus propios caminos de maneras desesperadas. Al mismo tiempo el régimen de Maduro busca soluciones ante las diversas presiones que tiene que manejar, pero lo que queda bajo discusión nuevamente es: ¿estas medidas económicas son una estrategia adecuada que puede dar nuevos aires a la gente en Venezuela?, o más bien ¿son simplemente una maniobra más de las diversas medidas que ha tenido que imponer el gobierno?.

Carlos es un internacionalista que gusta de escuchar música, repasar la Historia y escaparse a correr. Cree que el ser conscientes del contexto social que nos rodea nos puede dar herramientas para crear cambios desde nuestras circunstancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *